Ir al contenido principal

Hubo un tiempo en Puerto Maldonado (2)

En cada etapa de la vida, los desafíos son siempre los mismos, sólo cambia el contexto, y la infraestructura disponible. Lo mismo ocurre con la adolescencia y los argumentos de las historias de los adolescentes de los cincuenta, sesenta y setenta, probablemente sean las mismas que los de los ochentas, noventas y de principios de siglo. Amores frustrados, amores repentinos, el beso, la decepción, la reconciliación, la perturbación, la discusión y frustración, la infidelidad y el sexo.

La vida adolescente en el Puerto Maldonado de mediados de los 80’s estaba marcada, como todas, por la música. Era el tiempo del Rock en Español, pero a diferencia de hoy en día esta música no era fácil de acceder. Sólo había una tienda discográfica que traía discos de 45 RPM o Long Plays, discos de vinilo por cierto. Por esos tiempos empezó a ser algo común el uso de cassettes, pero no se comercializaban en versiones originales. Ni siquiera pirata. En 1985 y 1986 si querías música de Soda Stéreo, Charly García, Río o de Virus, tenías que encargarle al chino Nishisaka (Jesús) quien trabajaba en la única tienda de discográfica que había en toda la ciudad. También uno podía hacer su selección de temas de diversos grupos e incluso dejar al libre albedrío a Jesús y él, aunque, influenciado por la onda de fines de los 70s, tenía preferencia por el rock en inglés, te haría la selección. Conseguir buena música era bastante complicado, pese a tener a Nishisaka como aliado en la tienda. Por ello algunos que tenían la oportunidad empezaron a traer discos de sus viajes a Lima a Cusco, lo que era todo un tesoro para nuestras carencias.

Las noches no eran muy largas y no podían serlo por que a la edad de 14 o 15 años uno está disciplinado por el rigor familiar, generalmente materno. Particularmente para nosotros, la diversión la teníamos a dos cuadras de casa. Era el legendario Club Juvenil. Allí, no se liderado por quién, se organizaban fiestas juveniles todos los sábados (o casi todos). Los chicos y las chicas nos vestíamos de fiesta ese día e íbamos a bailar la música que nos gustaba tanto, que a decir verdad eran la excusa para vernos y empezar a socializar más en serio. Fue, creo, por esas épocas que Puerto Maldonado empezó a hacerse un poquito más cosmopolita y los jóvenes empezamos a sofisticarnos un poquito más cada día. Sobre todo por el contacto cada vez mayor que empezábamos a tener con personas que llegaban de otros lados del país.

Ahora que lo veo en perspectiva, es claro que cada edad había sido testigo de una fuente de diversión y placer específica que año a año iba perdiendo vigencia. Cuando muy niño, la calle frente a la casa era la frontera, que se expandía a las misas de niños de los domingos a las 9: 00 am o la catequesis, o a las canchas del colegio cercano, y luego a las cochas o río cercano, que luego reculaban otra vez a las calles, pero más dentro en la ciudad, en lugares específicos como el Club Juvenil (ver foto del viejo y hoy abandonado Club Juvenil), las fiestas esporádicas en las casas de los amigos, luego el Chaparral, luego algunos otros lugares que, para mi, no significaron mucho puesto que para entonces había salido ya de Puerto. Todo en un lapso de no más de diez años. Años maravillosos que uno siempre recordará, a pesar de lo que viva después y a pesar de lo pobre o nutrido de experiencias que tengamos nuestra adultez.

Recuerdo muchas historias específicas de esos tiempos. Las propias y las ajenas, que como dije al principio, deben ser exactamente iguales a las de hoy en día y a las de muchísimos años más atrás.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sebastian

Hace poco más de un año mi hijo Sebastián, a pocos meses de cumplir los 4 años me preguntó ¿papá, yo soy malo? Fue en algún momento de la tarde. Ese día, había regresado de su segundo nido, recriminado como ocurría con cierta regularidad por haber empujado o golpeado a algún compañero del salón…o a la maestra. No había diferencia para él, si se trataba de una niña o un niño, de si era más pequeño o más grande, de si era adulto, hombre o mujer.
En casa no era muy diferente, incluso desde antes que caminara se podía notar que algo ocurría. Recuerdo un video que le hicieron cuando tenía poco más de un año. Su tía materna se acercó haciéndole mimos, pero recibió castigo de un manotazo que él dio sobre la silla de comer en la que estaba. La tía terminó con los lentes por el suelo, la cara un poco golpeada y comprensiblemente contrariada. Era evidente que su intención no había sido golpearla, pero el efecto había sido el mismo.
Ni bien empezó a caminar con firmeza, su cuerpito se convirt…

Hubo un tiempo en Puerto Maldonado 3

A principios de los 80s, en Puerto Maldonado teníamos nuestros propios parques y reservas ecológicas de estación a las que accedíamos sin necesidad de trajinar la polvorienta carretera o navegar interminablemente por los ríos. Los de la zona de “barrio lindo” y alrededores del Colegio Fitzcarrald gozaban de una zona de pozos, de origen de aguajal, y de humedales precisamente casi hacia el norte del colegio. Los que vivíamos cercana o colindantemente con los bordes de la zona inundable del río Tambopata teníamos más alternativas en el circuito de cochas que la temporada de lluvias dejaba crecer en el bajío.
Podíamos acceder a cualquiera de ellas a través de las escalinatas jabonosas de la última cuadra de la Av. Arequipa o de la Gonzales Prada o por el viejo “mercadillo”. Y lo hacíamos infinitas veces en la temporada de lluvias cuando toda la fauna que podíamos siquiera imaginar se citaban en esa gran área para poblarla, para socializar, para reproducirse, para descansar o para engordar…

Cincuenta Aniversario del Glorioso CNB de Puerto Maldonado

Mucho tiempo ha pasado desde el último año de Colegio. Mucho más ha pasado, sin embargo, desde que el mío fuera creado. Cincuenta años en realidad, el pasado 23 de abril. Hice la secundaria en el Colegio Nacional Guillermo Billinghurst (Puerto Maldonado-Madre de Dios), a mediados de los 80s. “El glorioso” era una institución respetable aún, y sus aulas, aunque, en su mayoría, ya desvencijadas por la falta de mantenimiento, nos acogían con calidez casi humana.

Hacia principios de 1987 recién se había terminado de construir el pabellón cerca de una de las esquinas de la cancha de fútbol, frente al Hospital y las paredes del cerco de bloquetas a espaldas de los arcos aún tenían los agujeros, a manera de escalera, heredados para nuestras salidas a hurtadillas del colegio. Sí, por que más de una vez, sobre todo en quinto año, huimos por esos escalones para tomar unas cervezas en el pequeño bar del frente, regentado por unas señoritas guapas y muy amables y por cierto, reconocidas por ello…