Ir al contenido principal

El sentido de pertenencia

Aun recuerdo el día que llegué a Lima para quedarme. Era la segunda vez que lo hacía, esta vez, a fines de los 80s. Era apenas un adolescente esmirriado e imberbe con expectativas difusas, extraviado frente a un cielo diáfano, bajando del avión. La realidad no tardaría en llegar con la avenida que da al aeropuerto y sus áreas laterales saturadas de basura ardiente que hicieron evidente aquello que para mis fueros, caracterizaría a esta ciudad hasta hoy en día: el olor a humo de basura en los conos, la miseria en las calles y un desenfreno inexplicable de la gente, de los autos y de los omnibuses por ganarse mutuamente el paso.
Shock cultural
La vida en Lima para un adolescente formado en la anarquía de una niñez al antojo del clima y adolescencia de apasionamiento exacerbado por los muchos grados centígrados del trópico era, hasta cierto punto, traumática. No se podía visitar a ningún camarada, por que ninguno estaba aquí; a diferencia del pueblo en el que sólo salías a la puerta de la casa y los encontrabas. Las chicas eran terreno oscuro, con hábitos virreinales de cortejo infinito, muy diferentes al te miro, me gustas, te gusto y nos besamos. Era la imagen de fantasía que tenía de la pequeña ciudad. Hubo, ciertamente, más de un desplante de no pocas asustadas por los ímpetus de ese muchacho de la selva, rápido y directo, desprovisto de cualquier sofisticación (complicación) urbana.
Shock académico
Conocimientos increíblemente pobres frente a los retos de las academias preuniversitarias fueron la norma del principio. Razonamiento matemático, física, álgebra e incluso aritmética eran idiomas nuevos, difíciles de entender. Gran desafío, que luego de mucho esfuerzo, paciencia y harta comprensión materna y paterna, se pudo superar. Las limitaciones de nuestra formación escolar se hicieron evidentes, sobre todo en estas primeras etapas.
Shock Económico
La pensión mensual de estudiante provinciano súbitamente se desintegró por el primer y segundo shock de 1989 y 1990, aún en gobierno aprista. Fue una manera brutal de entrar en contacto con esa ciencia no exacta, pero tan sencilla de entender, que es la economía. Comprendí de manera salvaje que algo terrible estaba pasando con la administración del Estado. Algunos años después en un trabajo universitario corto de investigación que hice sobre el manejo de la economía del gobierno de los 85-90, comprendería la magnitud del despropósito y, sobre todo la insensatez con que nos habían conducido a muchos a la angustia económica y, a otros, a una miseria, insuperable hasta hoy.
Respuesta: sentimiento de pertenencia
Ante tanta amenaza, el animalillo salvaje, ajeno, en una ciudad inmensa e impersonal, tenía una identidad que lo mantenía alerta. Era la sensación de pertenencia a un grupo, a una pequeña sociedad de privilegiados, aquella que se había nutrido de la exhuberancia de la naturaleza, del gozo de la libertad, de la cercanía del calor humano, de las trochas, de las cochas, de los pozos, de sus aguas, del contacto permanente, del saludo, del abrazo y también del chisme de esquina. No perder ese sentimiento, ha sido clave en la construcción de una identidad propia, nueva, común, pienso, en todos los de nuestra tierra alrededor del país y del mundo. Y seguirá siendo clave.

Comentarios

Chalil Costa dijo…
Roger... gostei de seu blog, do que escreve. Sou do Brasil, da terra do estilo de musica que voce gosta... sou de um estado ao lado de madre de dios, proximo a sua saudosa terra: puerto maldonado. Sou do Acre. E estive a pouco tempo em puerto maldonado... gostei muito... e gostaria de conhecer todo peru!!! quem sabe um dia... espero que mantenhamos contato. gostei de seu blog!!!

Chalil Costa
Roger dijo…
Chalil, gracias por tus palabras. Me alegra mucho que te guste lo que escribo.
El Estado de Acre es de gran importancia para mi tierra. De hecho, el empuje de su gente, de su economía y, claro, de sus ritmos, ha nutrido al Madre de Dios de caracteristicas que no existen en otra parte del Perú. Próximamente estarán más integrados con la carretera interoceánica. Será mucho más facil ir y venir a uno u otro país. Encantado de mantener contacto. Mi correo es rogersalhuana@hotmail.com
Ate mais
Roger

Entradas más populares de este blog

Sebastian

Hace poco más de un año mi hijo Sebastián, a pocos meses de cumplir los 4 años me preguntó ¿papá, yo soy malo? Fue en algún momento de la tarde. Ese día, había regresado de su segundo nido, recriminado como ocurría con cierta regularidad por haber empujado o golpeado a algún compañero del salón…o a la maestra. No había diferencia para él, si se trataba de una niña o un niño, de si era más pequeño o más grande, de si era adulto, hombre o mujer.
En casa no era muy diferente, incluso desde antes que caminara se podía notar que algo ocurría. Recuerdo un video que le hicieron cuando tenía poco más de un año. Su tía materna se acercó haciéndole mimos, pero recibió castigo de un manotazo que él dio sobre la silla de comer en la que estaba. La tía terminó con los lentes por el suelo, la cara un poco golpeada y comprensiblemente contrariada. Era evidente que su intención no había sido golpearla, pero el efecto había sido el mismo.
Ni bien empezó a caminar con firmeza, su cuerpito se convirt…

Cincuenta Aniversario del Glorioso CNB de Puerto Maldonado

Mucho tiempo ha pasado desde el último año de Colegio. Mucho más ha pasado, sin embargo, desde que el mío fuera creado. Cincuenta años en realidad, el pasado 23 de abril. Hice la secundaria en el Colegio Nacional Guillermo Billinghurst (Puerto Maldonado-Madre de Dios), a mediados de los 80s. “El glorioso” era una institución respetable aún, y sus aulas, aunque, en su mayoría, ya desvencijadas por la falta de mantenimiento, nos acogían con calidez casi humana.

Hacia principios de 1987 recién se había terminado de construir el pabellón cerca de una de las esquinas de la cancha de fútbol, frente al Hospital y las paredes del cerco de bloquetas a espaldas de los arcos aún tenían los agujeros, a manera de escalera, heredados para nuestras salidas a hurtadillas del colegio. Sí, por que más de una vez, sobre todo en quinto año, huimos por esos escalones para tomar unas cervezas en el pequeño bar del frente, regentado por unas señoritas guapas y muy amables y por cierto, reconocidas por ello…

Donde se fue el Carnaval de Puerto Maldonado?

Tendría unos 8 años, el recuerdo aún permanece, perdido en la muchedumbre de una de las tantas pandillas que se formaban espontáneamente cada carnaval en Puerto Maldonado. La ciudad, para nosotros, el pueblo para la gente de los caseríos, se convertía cada domingo de febrero, previos al miércoles de ceniza, en tierra tomada por las pandillas. Estas seguían a las comparsas en su danzar a lo largo de las calles de tierra, llenas de cochas empozadas estratégicamente por las lluvias de la temporada. Nadie ni nada más se movilizaba por la ciudad, bajo riesgo de ser victimado por el carnaval. “Carnaval manda y nadie lo demanda” decíamos con impunidad.

Los puntos de referencia solían ser los lugares donde algunas familias plantaban la umisha o unsha, “arboles” de Huasaí trabajados especialmente para sostener en la cúspide tejida, todo tipo de presentes que se ofrecían a los danzantes que bailaban la pandilla amazónica, embriagados, y que tenían que derribar el árbol, con el hacha, pero soport…