Ir al contenido principal

De viaje a Vietnam


Recientemente tuve la ocasión de salir por primera vez fuera del continente americano. Fue un extenuante viaje al Asia. Específicamente a Hanoi, la capital de Vietnam, con tres escalas, dos de ellas en los Estados Unidos. Acumulé un total de 54 horas de vuelo, entre ida y venida. Es decir 2.25 días metido en aviones, a merced del viento y sólo aliviado por la placentera comida y atención de las aeromozas asiáticas, particularmente las coreanas: tan amables como hermosas. No obstante, ahora que lo pienso, tomando en cuenta las horas de espera en los aeropuertos, en realidad fueron 102 horas en total, es decir ¡¡4.25 días viajando!!. Mis amigos que viajan semanas por los ríos del Madre de Dios, pensarán que esto es insignificante. Quizás sí lo sea.

Los aeropuertos, a decir verdad, son casi todos iguales en concepción (¡cómo podrían ser diferentes!) y en estructura, por lo que la única diferencia entre el de Lima y los demás es la dimensión. El nuestro es todavía uno de provincia en la escala mundial. Sin embargo, el de Seúl amerita unas líneas. Una amiga coreana de la maestría suele decir que su aeropuerto le hace sentir orgullosa de ser coreana. Es bello en arquitectura, confortable en distribución de servicios.

Un compañero de viaje chino, con el que tuve que compartir habitación en el Hotel del aeropuerto de Seúl por demora en el vuelo hacia Hanoi, me confesó que los asiáticos contratan en todos los servicios en los que llegan extranjeros, a jóvenes apuestos y esbeltos….y mayormente mujeres. Fue una buena teoría que explicaba por qué el aeropuerto de Seúl estaba lleno de esas coreanitas delgadas, con la sonrisa en los labios, pulcramente vestidas en un lugar, en el que la pulcritud era una regla de coexistencia. Esa regla no escrita del mercado laboral me hizo pensar en la absurda sensatez de lo que una vez leí de un país de oriente medio. En éste, se había dictado una Ley para que el Estado contrate, preferentemente, a mujeres poco agraciadas, “por que las bonitas tenían el futuro asegurado, ya sea por la alta posibilidad de conseguir un marido rico que las proteja, o por acceso a empleos con mayor facilidad en el sector privado”. Afortunadamente, por el impresionante éxito económico de Corea (del Sur, obviamente) este tipo de leyes raras posiblemente no sean necesarias.

Vietnam
Vietnam, es un país comunista. O al menos dice que lo es A partir del año 1986 empezó a mutar, imitando la experiencia China, introduciendo una política orientada hacia el mercado, logrando entre 1990 y 1997 un crecimiento impresionante de 8% anual. A inicios del nuevo siglo, el país ha seguido la misma ruta, profundizado sus reformas, suscribiendo incluso un tratado de comercio con los Estados Unidos. Entre los años 2000 y 2004 la economía creció aproximadamente 7% anual. Este excepcional desempeño y el impulso dado a sus políticas de gobierno, han permitido a este aún pobre país, reducir dramáticamente sus niveles de pobreza a menos del 25%, habiendo incluso ya cumplido con creces el Objetivo del Milenio número uno de reducir a la mitad su pobreza en el año 2015. Esta dinámica uno lo puede ver en las calles y en los rostros jóvenes, así como en la casi inexistente mendicidad. Diariamente recibía en la puerta de mi habitación una publicación en inglés, en la que las noticias diarias, eran inversiones y más inversiones para ese país. Un caso impresionante para nuestros estándares, por el tipo de inversión, fue el anuncio de INTEL de invertir US$1,000 millones en productos de alta tecnología. Quizás si algún día regrese, encontraré otro paisaje en Hanoi y mucha de su aún tradicional urbe haya sido reemplazada por eso que hoy llamamos modernidad, pero que no es más que una cara del Desarrollo.
Hanoi
En Hanoi, la capital de Vietnam, no encuentras viejos, tampoco gordos. Es una ciudad antigua con una población que rejuvenece. Al menos es lo que uno puede observar en las calles, donde miles de “motorbikes” son las piernas de los jóvenes que han invadido todos los espacios, públicos y privados de esta ya densa ciudad. Las aceras, sin embargo, no son transitadas. La razón es muy simple. Si casi todos van en moto, luego, por qué tendrían que caminar por las aceras?. En un diario local leí que sólo en Hanoi hay tres motos por cada hogar, y que esta cifra ha sido resultado principalmente de los últimos cinco años de un crecimiento imparable de la economía vietnamita.

La vida nocturna en Hanoi para los extranjeros, aparentemente, no es muy nutrida. De hecho, por el régimen “Comunista” aun subsisten muchas restricciones, herederas de una visión menos cínica de la vida. Por suerte mis colegas chilenos, habían realizado ya una exploración de la ciudad y descubrieron que habían bares tipo pubs a los que los extranjeros podían asistir a tomarse unos tragos y presenciar shows musicales y bailables. Como el Estado trata de estar omnipresente la seguridad del local al que fuimos era prestada por la guardia nacional. Nuevamente, los agentes eran jóvenes de no más de 25 años, todos uniformados con el mismo uniforme verde oscuro que vi por primera vez en el aeropuerto de Hanoi. El pub cerraba, como todos estos tipos de locales, a las 12 de la medianoche. Un vietnamita nos contó luego, que esta seguridad no es gratuita, lo que de hecho lo convierte en un bien privado, prestado por el Estado, cosa curiosa.

Dentro del pub, era claro que casi todos los parroquianos eran extranjeros, mayormente chinos y coreanos, algunos europeos. Nosotros (chilenos y peruano) éramos lo más extraño, probablemente. Una vez fuera, caminar por las calles de Hanoi de noche, nos tenía aguardando una sorpresa. Acostumbrado como estoy a Lima y su inseguridad, no dejaba de sentirme inquieto al caminar por esas calles poco transitadas, por la hora, con árboles grandes a los costados, que hacían mayor penumbra. La sorpresa fue la aparición de tres motorbikes manejadas por mujeres que nos decían compitiendo entre ellas “Mr…. Masash” “Mr…. Masash”, luego caí en cuenta que querían decir “masaje” que en inglés se dice massage y se pronuncia algo así como “masash”. Eran cazadoras ambulantes de clientes de sesiones de sexo camufladas de masajes. Posteriormente aprendimos, que la prostitución en Hanoi, era un negocio ampliamente extendido, pero ilegal, ejercido en salones de belleza, salas de masaje y cualquier cuarto o antro que se preste para ello...

Comentarios

Carla Lázaro dijo…
Hola Roger, mi nombre es Carla y soy esposa de tu amigo Carlos Rouillon, el me comento de que tenias tu blogg y sobretodo que escribias artículos interesantes, no se equivocó desde que empecé a leer el primer artículo tuve que leer todos!!! realmente tu redacción es impecable, asi da gusto leer.
Sigue adelante y mucha suerte en todo.
Cariños
Carla
Roger dijo…
Hola Carla, un gusto grande saber de ti y Carlos a traves de internet. No sabía que mis amigos de la pucp (o algunos de ellos) habian visto mi blog. Pero me alegra muchísimos que lo hayan hecho y más aún que les guste. De hecho, de los tiempos de la facultad de letras (que para mi fueron los mejores en la universidad), que compartimos con Carlos y el resto del grupo, hay incontables anecdotas. Muchos saludos para ustedes y mis mejores deseos tambien.
Roger
pd. Pls, dile a Carlos que a ver cuándo juntamos al grupo para hacer algo de deporte o para alguna reunión social o familiar.

Entradas más populares de este blog

Sebastian

Hace poco más de un año mi hijo Sebastián, a pocos meses de cumplir los 4 años me preguntó ¿papá, yo soy malo? Fue en algún momento de la tarde. Ese día, había regresado de su segundo nido, recriminado como ocurría con cierta regularidad por haber empujado o golpeado a algún compañero del salón…o a la maestra. No había diferencia para él, si se trataba de una niña o un niño, de si era más pequeño o más grande, de si era adulto, hombre o mujer.
En casa no era muy diferente, incluso desde antes que caminara se podía notar que algo ocurría. Recuerdo un video que le hicieron cuando tenía poco más de un año. Su tía materna se acercó haciéndole mimos, pero recibió castigo de un manotazo que él dio sobre la silla de comer en la que estaba. La tía terminó con los lentes por el suelo, la cara un poco golpeada y comprensiblemente contrariada. Era evidente que su intención no había sido golpearla, pero el efecto había sido el mismo.
Ni bien empezó a caminar con firmeza, su cuerpito se convirt…

Hubo un tiempo en Puerto Maldonado 3

A principios de los 80s, en Puerto Maldonado teníamos nuestros propios parques y reservas ecológicas de estación a las que accedíamos sin necesidad de trajinar la polvorienta carretera o navegar interminablemente por los ríos. Los de la zona de “barrio lindo” y alrededores del Colegio Fitzcarrald gozaban de una zona de pozos, de origen de aguajal, y de humedales precisamente casi hacia el norte del colegio. Los que vivíamos cercana o colindantemente con los bordes de la zona inundable del río Tambopata teníamos más alternativas en el circuito de cochas que la temporada de lluvias dejaba crecer en el bajío.
Podíamos acceder a cualquiera de ellas a través de las escalinatas jabonosas de la última cuadra de la Av. Arequipa o de la Gonzales Prada o por el viejo “mercadillo”. Y lo hacíamos infinitas veces en la temporada de lluvias cuando toda la fauna que podíamos siquiera imaginar se citaban en esa gran área para poblarla, para socializar, para reproducirse, para descansar o para engordar…

Cincuenta Aniversario del Glorioso CNB de Puerto Maldonado

Mucho tiempo ha pasado desde el último año de Colegio. Mucho más ha pasado, sin embargo, desde que el mío fuera creado. Cincuenta años en realidad, el pasado 23 de abril. Hice la secundaria en el Colegio Nacional Guillermo Billinghurst (Puerto Maldonado-Madre de Dios), a mediados de los 80s. “El glorioso” era una institución respetable aún, y sus aulas, aunque, en su mayoría, ya desvencijadas por la falta de mantenimiento, nos acogían con calidez casi humana.

Hacia principios de 1987 recién se había terminado de construir el pabellón cerca de una de las esquinas de la cancha de fútbol, frente al Hospital y las paredes del cerco de bloquetas a espaldas de los arcos aún tenían los agujeros, a manera de escalera, heredados para nuestras salidas a hurtadillas del colegio. Sí, por que más de una vez, sobre todo en quinto año, huimos por esos escalones para tomar unas cervezas en el pequeño bar del frente, regentado por unas señoritas guapas y muy amables y por cierto, reconocidas por ello…