Ir al contenido principal

Vargas Llosa

Fue en 1982 la primera vez que tomé conciencia de este formidable peruano. Y no por su producción literaria, sino por el resentimiento y distancia que generó la posición política que varios años antes había adoptado, en los izquierdistas de la época.

Uno de ellos fue mi profesor de los últimos años de la primaria, uno muy bueno a decir verdad, al que se le perdona los inevitables excesos atribuibles a sus convicciones. Este profesor de tanto en tanto nos daba consejos sobre la vida, cómo abordarla, sobre las bondades de la buena lectura, sobre las tendencias mundiales de la política, y cómo no, sobre lo que nos esperaba en la secundaria. Cierto día, hizo el siguiente comentario: - Uds deben siempre tratar bien a todas las personas, sobre todo a aquellas que pertenecen al pueblo- y en un giro inesperado, acotó: - no como Vargas Llosa, quien se negó a recibirme para una entrevista, porque no estoy a su nivel -. Y luego abundó en detalles del hecho.

El incidente, según lo narrado por el profesor, habría ocurrido en visita que el escritor había realizado a Puerto Maldonado uno o dos años antes, en el todavía Hotel de Turistas (Hoy Hotel Don Carlos), donde se hospedaba. La imagen del profesor gesticulando, mientras nos lanza esa mirada fiera e indignada, que siempre parecía tener, frente a tanta iniquidad e injusticia de nuestro mundo capitalista, no se ha borrado de mi mente. Como tampoco la curiosidad que experimenté por conocer a ese escritor distante y distanciado sobre el cual se empezaba a generar esa imagen de operador interesado del “sistema de expoliación de los más pobres”, pero que, contrario a lo que hubiera deseado mi buen profesor, llegó a influenciar en gran medida mi propia vida y convicciones personales a través de sus personajes y de sus ideas plasmadas en sus ensayos.

Algún tiempo después de la anécdota, lo encontré en una versión trajinada La Ciudad y los Perros, mientras hurgaba entre los no muchos volúmenes de la esforzada biblioteca de la casa, surtida con ediciones juveniles de Don Quijote de la Mancha, de colecciones de clásicos españoles (García Lorca, Unamuno, y otros que nunca llegué realmente a leer por lo densas que me parecían), La Serpiente de Oro, Los Perros Hambrientos, Las Aventuras de Tom Sawyer, La Guerra y la Paz, La Madre, Crimen y Castigo, El Mundo es Ancho y Ajeno, cientos de Comics de la época (Aguila Solitaria, Dartagnan, Rico McPato, etc) revistas Caretas por doquier y, alguna que otra revista “Z” que, mis hermanos mayores “escondían” en las partes bajas y que también curioseábamos impune, culposa, fruitiva y precozmente en algún rincón oscuro de la casa.

Entonces lo conocí a través del Poeta. Esa primera interacción con él, con su mundo, fue de enorme relevancia, desde el primer año de la secundaria en el Colegio Nacional Guillermo Billinghurst de Puerto Maldonado, donde los compañeros, mayormente fuera de edad para el grado correspondiente, superaban a los pocos en edad adecuada, en dos o tres años, que en esa etapa de la vida hace gran diferencia. La estrategia, copiada del poeta fue clave en la supervivencia individual, en ese pequeño mundo Neanderthal de adolescentes del colegio. Como él, sólo restaba explotar el ingenio, el manejo idiomático o la elaboración de misivas y mensajes de amor o historietas, para contrarrestar y/o mantener controlados o entretenidos a los más grandes y avezados.

Algunas anécdotas específicas vienen a mi mente, mientras confirmo raudamente en Internet, en el diario El País de España la noticia que no creía de la narradora de noticias de las 6:30 am del 7 de octubre de 2010. En efecto, Vargas Llosa, ha recibido el Nobel de Literatura. Un sobrecogimiento me invade, y la emoción que acongoja, pero que contrarresto regodeándome con los cientos de mensajes de todo el mundo hispanohablante reconfortándose con la noticia y se agolpa en mi mente, y me causa risa involuntaria, el recuerdo de aquel cuarto de hotel en el Cusco en donde induje a la jauría de mis compañeros a echarse un “concurso de pajas” montando una escenografía adecuada y un rápido sistema de apuestas sobre quién sería el ganador. Gana "pepino". También como el poeta, hubo días negros de resignación frente a la chanza y la burla, parte del aprendizaje permanente para sobrevivir en este mundo salvaje y de supervivencia donde vivimos y contenemos los mismos ímpetus, de esa juventud, con resabios de civilización e hipocresías.

Entre los cientos de mensajes, luego de varios años, ya tengo las ideas de Vargas Llosa, seduciéndome el tercer año de estudios en la heterodoxa Católica, en los pasillos de la facultad, mientras no me canso de leer su prédica a favor de la libertad del individuo para desarrollar su potencial sin restricciones a su participación en la política, en la economía, con una cerrada, coherente, consistente y militante lucha contra todo tipo de dictaduras y satrapías consagrando siempre al individuo como el eje. Ese espíritu contracorriente es muy fuerte y en la Católica, los textos y autores libertarios no son muy difundidos, pienso, y entonces promovemos, con la complicidad del Instituto de Economía de Libre Mercado del Perú la divulgación de textos de autores como Gary Becker, Hayek, Mises, Karl Popper y peruanos como Pedro Beltrán e incluso el texto de Boloña Cambio de Rumbo. Muchos compran estos libros, y pensamos que estamos contribuyendo en algo a ampliar las oportunidades para conocer a pensadores no incluidos en los cursos regulares ni de economía ni de historia del pensamiento económico.

Mas mensajes en la red, algunos critican la elección de Mario con diversos argumentos y caigo en cuenta que a pesar de su trayectoria jamás habrá consenso en torno a su figura, como librepensador o por sus posiciones políticas. Y otra anécdota, casi belicosa, viene a mi mente, a principios de los 90’s mientras un amigo de mi hermano mayor, despotrica de MVLL, de su posición política de su “falta de principios” y yo no puedo contenerme más y le enrostro lo absurdo de su argumentación, puesto que estamos refiriéndonos a uno de los pocos personajes públicos peruanos que realmente tiene principios transparentados y actúa consecuente con ellos, hecho sin precedentes en la fauna de personajes políticos, intelectuales, artísticos, etc, cuyas consistencias de supuestos principios versus conductas son de los más frágiles. Esa discusión no la pude ganar, obviamente, había una cerrazón casi autodestructiva de muchos sectores de la población frente a este personaje, que hoy se yergue en la cima de la consecuencia y convicciones, y se convierte en una reserva de moral y de principios, necesaria para construir un país diferente, un país que nuestros hijos ya se merecen.

Han pasado ya varias semanas desde que escribí lo anterior. Esta semana se le entregará finalmente el premio por su genialidad literaria y luego también en el Perú será celebrado por ello. Sin embargo, MVLL deberá ser reconocido y agradecido, además, por la coherencia de sus convicciones y por haber sido y continuar siendo la conciencia del país frente a la inconsistencia Discurso-Conducta, cinismo e hipocresía que aún campean en exceso en todos los espacios, públicos y privados.

Comentarios

Ivonne Cairo dijo…
Mario Vargas Llosa ha ingresado al mundo de la selva, como antes lo hizo con pantaleon y las visitadoras, ahora lo hace con los sueños del celta. Sobre las atrocidades perpretadas contra los indios amazonicos por parte de los caucheros. Me parece al margen de ser un novelista, es un gran historiador e investigador que merecio el precio nobel.

Entradas más populares de este blog

Sebastian

Hace poco más de un año mi hijo Sebastián, a pocos meses de cumplir los 4 años me preguntó ¿papá, yo soy malo? Fue en algún momento de la tarde. Ese día, había regresado de su segundo nido, recriminado como ocurría con cierta regularidad por haber empujado o golpeado a algún compañero del salón…o a la maestra. No había diferencia para él, si se trataba de una niña o un niño, de si era más pequeño o más grande, de si era adulto, hombre o mujer.
En casa no era muy diferente, incluso desde antes que caminara se podía notar que algo ocurría. Recuerdo un video que le hicieron cuando tenía poco más de un año. Su tía materna se acercó haciéndole mimos, pero recibió castigo de un manotazo que él dio sobre la silla de comer en la que estaba. La tía terminó con los lentes por el suelo, la cara un poco golpeada y comprensiblemente contrariada. Era evidente que su intención no había sido golpearla, pero el efecto había sido el mismo.
Ni bien empezó a caminar con firmeza, su cuerpito se convirt…

Hubo un tiempo en Puerto Maldonado 3

A principios de los 80s, en Puerto Maldonado teníamos nuestros propios parques y reservas ecológicas de estación a las que accedíamos sin necesidad de trajinar la polvorienta carretera o navegar interminablemente por los ríos. Los de la zona de “barrio lindo” y alrededores del Colegio Fitzcarrald gozaban de una zona de pozos, de origen de aguajal, y de humedales precisamente casi hacia el norte del colegio. Los que vivíamos cercana o colindantemente con los bordes de la zona inundable del río Tambopata teníamos más alternativas en el circuito de cochas que la temporada de lluvias dejaba crecer en el bajío.
Podíamos acceder a cualquiera de ellas a través de las escalinatas jabonosas de la última cuadra de la Av. Arequipa o de la Gonzales Prada o por el viejo “mercadillo”. Y lo hacíamos infinitas veces en la temporada de lluvias cuando toda la fauna que podíamos siquiera imaginar se citaban en esa gran área para poblarla, para socializar, para reproducirse, para descansar o para engordar…

Cincuenta Aniversario del Glorioso CNB de Puerto Maldonado

Mucho tiempo ha pasado desde el último año de Colegio. Mucho más ha pasado, sin embargo, desde que el mío fuera creado. Cincuenta años en realidad, el pasado 23 de abril. Hice la secundaria en el Colegio Nacional Guillermo Billinghurst (Puerto Maldonado-Madre de Dios), a mediados de los 80s. “El glorioso” era una institución respetable aún, y sus aulas, aunque, en su mayoría, ya desvencijadas por la falta de mantenimiento, nos acogían con calidez casi humana.

Hacia principios de 1987 recién se había terminado de construir el pabellón cerca de una de las esquinas de la cancha de fútbol, frente al Hospital y las paredes del cerco de bloquetas a espaldas de los arcos aún tenían los agujeros, a manera de escalera, heredados para nuestras salidas a hurtadillas del colegio. Sí, por que más de una vez, sobre todo en quinto año, huimos por esos escalones para tomar unas cervezas en el pequeño bar del frente, regentado por unas señoritas guapas y muy amables y por cierto, reconocidas por ello…